Sandro Botticelli (1445-1510)

Sandro Botticelli (1445-1510), conocido como Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi, fue un pintor florentino del cuatroccento.  Su padre tenía una fábrica de curtidos y él era el menor de cuatro hermanos. Por razones desconocidas, fue adoptado por su hermano Juan, apodado Botticello. De pequeño mostraba un carácter excéntrico, apático y malhumorado. No parecía mostrar interés por las cosas y por eso su padre se instó a que aprendiera el oficio del platero. De su educación conocemos poco, pues algunos han destacado entre sus maestros a figuras como Verrochio, Filippo Lippi o Pollaiuolo. Vivió con sus hermanos y siempre rehuyó el matrimonio, convirtiendo su hogar en la Academie di scioperanti, una manera irónica de contraponerse a la Academia Platónica florentina. Entre los pintores de su época, también podemos destacar a otras figuras clave como Ghirlandajo (1448-1494), El Perugino (1446-1523) y Cosimo Rosselli (1439-1507).

Uno de sus primeros encargos fue la Fortaleza (1470) y el San Sebastián (1474), figuras donde todavía puede verse la influencia de Pollaiuolo (c.1432-1498). Sin embargo, Botticelli contaba ya con una edad de treinta años y fue en la década siguiente cuando tuvo que realizar aquellas obras que le merecieran el reconocimiento como maestro. En su desarrollo artístico, creó su propio prototipo de Madona, caracterizada por un pelo rubio y ondulado, un perfil exquisito, nariz graciosa y labios cerrados, mostrando sobriedad y belleza con la mirada. Para algunos, aquella figura fue inspirada por Simonetta Vespucci, bella musa nacida en la región de Liguria y que moriría alrededor de los veintitrés años de tisis. Botticelli retrataría la relación de Simonetta y Giuliano como un amor platónico en obras como Marte y Venus (1483) o Alegoría de la Primavera (c.1478), interpretaciones poéticas y personales que él mismo hace de los motivos clásicos, tal como haría con su interpretación de la Divina Comedia. Una de sus obras clave en este periodo fue el Nacimiento de Venus (1484), personificación de la fuerza creadora de la naturaleza y ejemplo claro de la influencia poética. Aquí la relación con Simonetta queda evidenciada por la imagen marina, pues ella nació en Porto Venere (puerto de Venus). Tras la muerte de Lorenzo de Médici en 1492, con el cual mantenía una fuerte relación, Botticelli sufrió una crisis moral y se convirtió en uno de los adeptos de Savonarola (los llamados piagnones). Savonarola era enemigo en cierto sentido de la estética y cargaba con su puritanismo contra la vanidad de los humanistas. Aunque su conversión no fue tan profunda como la de Fra Bartolomeo della Porta (1472-1517), sus últimas obras destacan por un carácter sombrío y por volver al tema religioso, destacando entre ellos el tema de la Pasión. Tras el fin de Savonarola, se cree que Botticelli no sufrió represalias, aunque su hermano sí tuvo que huir de la ciudad. No obstante, en la última década de su vida, las obras atribuidas a su persona son mínimas, pero hay algunas referencias de su vida pública y de sus quehaceres artísticos. A pesar de ser un inspirador áureo del renacimiento, su memoria no cobró la importancia que ahora tiene hasta el siglo XIX, con la llegada del movimiento prerrafaelita. Autores como Walter Pater o Ruskin, destacaron de su obra la fuerte melancolía de sus personajes, siendo capaces éstos de expresar el arrepentimiento a través de la languidez de sus cuerpos. Las figuras de sus cuadros no estaban representadas según la manera académica, sino conformando una extrañeza visual que no fue del todo bien recibida por sus contemporáneos. Pero con el tiempo, los críticos empezaron a reconocer el mensaje de sus personajes neurotizados y la complicada trama de detalles enrevesados que convertían el cuadro en realidad. Tras su muerte, fue enterrado en la Iglesia de Ognissanti, a los pies de Simonetta.

[Esta entrada sustituye a mi anterior boceto publicado el octubre de 2011. Son apuntes personales sacados de la bibliografía.]

BIBLIOGRAFÍA:

VV.AA. Summa Artis. Espasa-Calpe, 1990

Sandro Botticelli, Alegoría de la primavera, c.1478
Sandro Botticelli, Alegoría de la primavera, c.1478
Sandro Botticelli, Anunciación de Cestello, 1489
Sandro Botticelli, Anunciación de Cestello, 1489
Sandro Botticelli, El nacimiento de Venus, 1484
Sandro Botticelli, El nacimiento de Venus, 1484
Sandro Botticelli, Fortaleza, 1470
Sandro Botticelli, Fortaleza, 1470
Sandro Botticelli, Retrato de un joven, c.1483
Sandro Botticelli, Retrato de un joven, c.1483
Sandro Botticelli, Retrato de una joven, c.1480-1485
Sandro Botticelli, Retrato de una joven, c.1480-1485
Sandro Botticelli, San Sebastián, 1474
Sandro Botticelli, San Sebastián, 1474
Sandro Botticelli, Venus y Marte, 1483
Sandro Botticelli, Venus y Marte, 1483
Sandro Botticelli, Virgen de la galería, 1467
Sandro Botticelli, Virgen de la galería, 1467
Sandro Botticelli, Virgen del libro, c.1482
Sandro Botticelli, Virgen del libro, c.1482

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s